Meditación para recibir el otoño

meditación-otoñal

Cada estación marca los tiempos del planeta, y también marca los tiempos en nosotros. Si observamos, el otoño nos trae sosiego, reflexión, nos invita a resguardarnos en nuestro hogar interno, a meditar, al descanso y a dejar ir lo que tenemos que soltar porque ya no debe estar en nosotros. Les propongo una meditación simple para realizar en sus casas y conectarse con la energía que esta estación nos propone.

Nos sentamos  en un lugar tranquilo con la columna erguida y tomamos conciencia de nuestra respiración y nos preguntamos:

-¿Qué podemos soltar? o -¿Qué necesitamos soltar?

Siempre recordando que al soltar se crea un espacio y así permitimos que lo nuevo se haga presente.

Hay un soplo de quietud que traspasa cada alma, y nos hace recorrer el camino interno de  la reflexión para deshacernos de viejas ideas que poblaron la mente y ahora no tienen más espacio para ocupar.

Es momento de quitar la energía que mantiene vivo a lo viejo…y como las hojas de los árboles dejarlas caer…y así contemplar los espacios vacios que podrán albergar nuevos deseos.

En el otoño nos despojamos de un pasado que se extingue para renacer.

Hay un tiempo para cada cosa, y ahora es tiempo de coraje para entrar en la transformación. Soltar amarras, ser libres de dolores, angustias, rencores, miedos,  soltar todo lo que nos arruina la magia de existir, la posibilidad de ser feliz…

Nos respalda la estación anterior: el verano; la energía del sol acumulada en nuestra piel; el amor que habita en nuestro corazón conectado con el corazón universal del amor.

Sentí cómo tu respiración se vuelve cada vez más calmada y regular. Respirá y deja de lado todas las preocupaciones del día. Percibí la calma interior y cómo el aire va encontrando su propio ritmo.

Visualizá un paisaje con muchos árboles, observá los colores que ellos tienen…y dejá que lentamente comiencen a pintarse de los colores del otoño: marrones, rojos, naranjas, beige…percibí la calma que deja ese paisaje en tu mente.

Observá la variedad de esa paleta de colores, y ahora elegí la hoja de un árbol para ser parte de ella…tu cuerpo es esa hoja, tu mente es esa hoja, tu alma es esa hoja. Sentí con qué naturalidad va cambiando de color y va aceptando el paso de cada estación hasta desprenderse, liberarse de la planta.

Visualizá también un río, y sentí cómo tu ser transformado en hoja se suelta al   movimiento de ese río: fluye, recorre lugares, transita piedras, encuentra momentos de calma…se siente vital…

Observá ahora el cielo: un cielo claro, con un sol intenso iluminando el paisaje que hace que brille con mayor intensidad cada color otoñal.

Todo es otoño…

Regresá a la observación de tu respiración y realizá estiramientos percibiendo tu cuerpo más liviano, más libre, conectado con la estación que transitamos, conectado con el cambio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s